Demo

blog-masaje-estetica-madrid

Los esguinces de tobillo es una de esas lesiones que se oyen mucho en televisión y que suelen tener a los deportistas profesionales de baja entre 15 días y 2 meses, dependiendo el grado de la lesión. No obstante, también es frecuente que personas no deportistas tengan esguinces o incluso padezcan de“esguinces crónicos” o ligamentos hiperlaxos.

 

EL ESGUINCE DE TOBILLO

esguince de tobillo

Esto ocurre por varias razones entre las cuales hay dos que destacan sobre otras:

1) el tipo de calzado que utilizamos, sobre todo zapatos de tacón y similares, ya que todo el peso del cuerpo está desplazado hacia los dedos y perdemos puntos de apoyo en el pie que garantizan la estabilidad del tobillo, y 2) la falta de ejercicio, que prepara a la musculatura para reaccionar adecuadamente a cualquier alteración del terreno evitando así que los ligamentos sufran un sobre-estiramiento perjudicial para ellos.

La forma más habitual de producción del esguince suele ser por inversión del pie (el pie se tuerce hacia fuera), aunque también se puede dar el contrario (pie hacia dentro o eversión), en este segundo caso suele ser derivado de un traumatismo o caída. El motivo por el que se produce más veces el primer tipo que el segundo se debe a que el mayor grado de movilidad del pie se produce en inversión o supinación y los ligamentos externos son más débiles que los internos.

Normalmente el tratamiento habitual de los esguinces se centra en el vendaje con reposo, a veces incluso la operación, para permitir que los ligamentos recuperen su fortaleza. De esta forma, focalizamos toda la responsabilidad de los esguinces en los ligamentos, sin tener en cuenta que la estabilidad de los tobillos y de la pierna en general reside también en la musculatura, que va a hacer todo lo posible por suplir a los ligamentos dañados.

Según la Osteopatía, a parte de recuperar los ligamentos, deberemos tratar el resto de tejidos del cuerpo que, en su intento por adaptarse al esguince, han acabado fijando el tobillo en la posición de la lesión. Sólo de esta manera evitaremos que en un futuro próximo puedan aparecer “esguinces crónicos” o tobillos inestables.

El caso de Juan (nombre figurado) ilustra muy bien esta idea. Juan acudió a la consulta con un esguince de tobillo que había sufrido hace 8 meses jugando al fútbol. El tobillo seguía inflamado y aunque ya había sido tratado de diferentes maneras, nada había cambiado. Como siempre que se realiza una sesión osteopática, procedimos a realiza una valoración de la movilidad del tobillo, sin olvidarnos de las compensaciones que podía haber producido la lesión en el resto del cuerpo. Después de eliminar las fijaciones del tejido a nivel craneal y visceral, para evitar que hubiese más tensión en un lado del cuerpo que en otro, lo que puede resultar en una cronificación de la lesión, pasamos a tratar la pierna. Lo primero que hicimos fue elastificar, estirar y descontracturar la musculatura para poder normalizar posteriormente la articulación con mayor facilidad. Una vez que el tejido muscular recuperó su tono, pasamos a manipular tibia y peroné, los dos huesos de la pierna que forman la articulación del tobillo. Una vez corregido su movimiento, se manipuló el astrágalo (hueso bisagra entre pie y pierna) para devolver el pie a su posición de estabilidad quitando el patrón de inversión. En cuanto a la inflamación debida al derrame articular, nos servimos de la oligaterapia para obtener un resultado más rápido; esto lo determinamos a través de un testaje kinesiológico. Después de una segunda sesión en la que se evaluó la evolución de la lesión y se realizaron algunos ajustes, Juan recibió el alta y pudo volver a jugar al fútbol, todo este proceso lo llevamos a cabo en la clinica ya que somos masajistas profesionales.

Utilizamos cookies DE TERCEROS para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web y para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies, en la que además encontrarás la forma de configurar tu navegador web para el uso de cookies. Para saber más acerca de las cookies o como borrarlas visita nuestra Política de Cookies.

Pulsando el botón confirmo que acepto las cookies de este sitio